fo

Agradezco a la Universidad Politécnica Salesiana, a sus autoridades, compañeros de trabajo y estudiantes por haberme dado la oportunidad de ser parte de la historia de esta institución y haber servido con mi profesión.
Este reconocimiento significada el sentido de pertenencia que puede darse uno a una institución querida. Además de acompañar en el aprendizaje de los jóvenes, como nuestro maestro y amigo San Juan Bosco, llevamos de él el carisma de la alegría en nuestra aulas de clase. Compartir los conocimientos desde la cátedra y forjar al profesional a quienes nos debemos.
A todos ellos, quienes han formado parte del trabajo diario, para que la Universidad siga creciendo y deje huellas en la sociedad como una institución de formación educativa superior, un fraterno ¡gracias!.